Prostitutas enfermedades prostitutas en barna

prostitutas enfermedades prostitutas en barna

Tras resistirse, la muchacha les lanzó una especie de maldición: En el bando franquista, la moral católica exigía reprimir cualquier forma de transgresión sexual. A Rosa, como hemos visto, la detuvieron, pero fue por montar una escena, no por su actividad sexual.

Se suponía que los hombres, por su naturaleza, no podían sino caer en el pecado de la lujuria. Puesto que eso resultaba inevitable, mejor permitirles que se desahogaran con profesionales. Así respetarían la virginidad de sus novias formales. Los burdeles debían permanecer en zonas alejadas de la población civil, de manera que las mujeres se mantuvieran a distancia de las trincheras y los domicilios particulares.

Una preocupación de los mandos era impedir que oficiales y tropa se mezclaran al acceder a los prostíbulos, de manera que la disciplina se viera menoscabada. Para impedirlo, unos y otros debían frecuentar establecimientos distintos o, por lo menos, presentarse en diferentes horarios. Pero, en ocasiones, eran los propios jefes quienes introducían a las mujeres en el cuartel. A los legionarios se les podía adoctrinar sobre las virtudes de las mujeres cristianas, pero lo cierto es que seguían frecuentando lo burdeles sin que nadie pudiera convencerles de lo contrario.

En los hospitales, la tasa de soldados enfermos de sífilis resultaba preocupantemente alta. De esta falta de pudor encontramos una expresiva muestra en un periódico extremeño de la época. No se oculta que la sustracción ha tenido lugar es un escenario supuestamente vergonzoso, señal de que no se tenía por escandaloso el comportamiento del militar. Cada prostituta tenía que pasar por los preceptivos controles sanitarios, como forma de combatir la propagación de las enfermedades venéreas.

En general, unos y otros tendían a culpabilizar a las mujeres por la extensión de las enfermedades, atribuyéndoles una sexualidad pervertida.

Se suponía que todas, por definición, estaban infectadas. Había que concienciar a los soldados para que tuvieran precauciones. En esta línea, las autoridades promovieron una campaña de concienciación tanto en la prensa y la radio como a través de panfletos y carteles propagandísticos.

Uno de ellos, editado por la Generalitat, advertía contundentemente: La propaganda, sin embargo, tuvo escasas repercusiones. Como antes los burgueses, se lanzaron a disfrutar de los placeres de Venus. Un observador de la época nos proporciona un testimonio elocuente: En otras ocasiones, el recurso al sexo mercenario constituía una manera de desfogarse después de un periodo prolongado en el frente.

Esto es lo que sucedió con la XV Brigada Internacional tras un período de dos meses y medio de combate. Los estadounidenses llegaron luego y sacaron a los franceses.

Tal vez la clave se encuentre en su concepto de masculinidad, no demasiado diferente del esgrimido por sus enemigos. Vemos, por tanto, como un intelectual comunista asumía los tradicionales estereotipos de género que identifican al hombre con la fortaleza y la mujer con la fragilidad. Una cosa era que el combatiente, por imprudencia, se contagiara, pero también podía darse el caso de que se infectara voluntariamente. La enfermedad venérea se convertía así en una variedad de automutilación.

En otros casos, la infección se fingía o se prolongaba deliberadamente la convalecencia. Curiosamente, poco antes de la batalla del Ebro, parecía que las tropas republicanas padecían una epidemia de enfermedades de transmisión sexual. Se multiplicaron entonces las inspecciones a los burdeles, con la clausura de los que abrían sus puertas ilegalmente.

A los infectados se les amenazó con medidas disciplinarias, desde un mes de arresto, la primera vez, a un juicio por autolesiones si reincidían en dos ocasiones. Mientras tanto, en los medios de comunicación de izquierda, tenía lugar un animado debate en torno a la prostitución. Ésta, para socialistas, comunistas y anarquistas, era una lacra producida por la sociedad capitalista.

La obstinación de la consejera de Interior de la Generalitat de Cataluña, Montserrat Tura, por legalizar el comercio del sexo , una medida sobre la que no hay acuerdo ni siquiera dentro de las propias filas socialistas , se estrella contra una preocupante realidad: Los datos son confirmados por el centro de Salud, que, debido a la baja de algunos de sus facultativos, se ha visto obligado a alargar los plazos en las listas de espera.

Las consultas gratuitas y confidenciales que atiende el centro de Les Drassanes rozan ya las cuatro semanas. El fuerte aumento de contagios se produce tanto entre el colectivo de trabajadoras del sexo como entre los clientes; y es debido, principalmente, al incremento de mujeres inmigrantes en situación precaria y a la presión de la actual ordenanza de civismo del Ayuntamiento de Barcelona. En un reportaje publicado por el diario AVUI, otra compañera añade: De la misma opinión es la Plataforma Estatal de Organizaciones de Mujeres por la Abolición de la Prostitución PAP , que este lunes, 9 de octubre, presentó su campaña por la abolición del comercio del sexo.

Desde la PAP se considera que el modelo de Suecia es el ideal para encarar el fenómeno de la prostitución. Desde , la Ley que Prohíbe la Compra de Servicios Sexuales sueca, entre otras medidas, como la ayuda y reinserción de las trabajadoras del sexo, también incluye la de penalizar al cliente.

Así, mientras los socialistas catalanes defienden la regularización, en Baleares y Extremadura , por ejemplo, piden su abolición. Ver todos los artículos por Víctor Ruiz. Su dirección de correo electrónico no se va a publicar.

prostitutas enfermedades prostitutas en barna

Reader Comments

Write a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *